Advierten sobre Aplicaciones de Teléfono Maliciosas en Estados Unidos

El FBI advirtió recientemente al público sobre aplicaciones de teléfono maliciosas que pueden afectar a los usuarios en Estados Unidos.

La agencia indicó que, en los últimos meses, los cibercriminales han comenzado a introducir códigos malignos en ciertas aplicaciones para estafar a los usuarios que las instalen.

Las aplicaciones suelen estar en beta-testing, un tipo de servicio en línea que permite usarlas sin haber sido lanzadas oficialmente al mercado estadounidense.

En muchos casos, estas aplicaciones parecen legítimas y suelen estar relacionadas con las inversiones en criptomonedas, por lo que las víctimas pueden perder su dinero si introducen sus datos financieros.

De acuerdo con el FBI, algunas de las aplicaciones en beta-testing permiten que los cibercriminales puedan obtener acceso a las cuentas bancarias de las víctimas, robar su identidad e incluso controlar totalmente sus dispositivos electrónicos.

Por lo general, explica la agencia en su alerta, las víctimas son impulsadas a descargar las aplicaciones mediante estafas románticas o telefónicas.

A través de esos métodos, los criminales convencen a las personas de que las apps pueden ayudarlas a ganar grandes sumas de dinero si invierten en ellas y una vez logran su objetivo, roban los datos de las víctimas.

¿Cómo saber si se instaló una app maliciosa y qué hacer?

Según el FBI, las personas pueden saber que instalaron una aplicación maliciosa si el teléfono se comporta de manera poco habitual o si la propia app parece poco confiable.

La agencia indica que, si los usuarios reciben notificaciones continuas que parecen publicidad, recordatorios, avisos del sistema y otras de manera persistente, es probable que hayan instalado una de estas aplicaciones.

👉  Domingo Germán Fuera de los New York Yankees 

Otros indicadores que pueden alertar sobre una aplicación maliciosa son la instalación de otras apps o un número elevado de descargas sin autorización del usuario, aplicaciones que solicitan permisos para servicios no relacionados con su función, detalles vagos en las descripciones y errores gramaticales.

De igual manera, es posible que una aplicación maliciosa ralentice el teléfono mientras este procesa una petición o provoque un gasto inusual de batería.

El FBI recomienda que los usuarios eviten, en primer lugar, realizar pagos a personas que hayan conocido en línea ni tampoco ofrecer información personal por email o mensajes.

Siempre es recomendable mantener actualizado el sistema operativo, revisar quiénes desarrollaron la aplicación a descargar, las reseñas de otros clientes y restringir los permisos de las aplicaciones que no se utilizan.

Debe tenerse cuidado, además, “con las aplicaciones que parezcan sospechosas y no usarlas como herramientas para invertir a menos que se pueda verificar la legitimidad de estas”.

En el caso de mensajes, adjuntos de correos electrónicos y enlaces que se reciban y parezcan peligrosos, deben eliminarse sin abrir incluso si el antivirus no los detecta. Esto es especialmente importante si los textos incluyen amenazas como “su cuenta está a punto de expirar” o “esta oferta terminará hoy”.

También debe prestarse atención a los adjuntos no solicitados y eliminarlos incluso si parecen provenir de personas conocidas, pues los cibercriminales pueden suplantar sus identidades. 

Asimismo, los enlaces recibidos en correos electrónicos o sugeridos en páginas webs no deberían abrirse a menos que se confíe totalmente en la fuente.

Deja un comentario